Calidad de aire: Inequidades de salud antes, durante, y después de COVID

[Read in English]


Paloma habla con la Dra. Lupita Montoya, una experta en la calidad del aire interior, sobre las disparidades de salud de COVID-19, la importancia de la circulación/ventilación del aire, aprendizajes de la pandemia, y más.


Lo que sigue es una transcripción editada de la conversación. Puedes escuchar el episodio aquí (disponible en inglés).



[Paloma:] Primero quiero preguntar, ¿cómo ha impactado la pandemia a tu propia comunidad?


[Dra. Montoya:] Yo soy una persona hispana, o latinx, o chicana, o mexicana-americana. La comunidad que pertenezco ha sido impactada en formas desproporcionadas durante la pandemia. Eso incluye casos de transmisión, la tasa de mortalidad, sufrimiento económico, y hasta desventajas o problemas para nuestros niños en la escuela. Muchos se están quedando atrás por la inequidades que tenemos en nuestro sistema de educación.


Si nosotros, los Latinos, somos 18% de la población, entonces las muertes causadas por COVID deberían ser 18% Latino. Pero eso no es lo que estamos descubriendo.



Y esto no es solamente para la comunidad Latina; es cierto para la comunidad afro americana y nativa/indigena de este país. Estas son las tres demográficas que han impactado más. Están muriendo a tasas más altas.


Unas de las cosas que he enfocado en mis investigaciones es asuntos sobre la calidad de aire interior de comunidades desventajadas. Entonces las personas que son impactadas por mucho tiempo eran las personas que yo había trabajado con.


En el pasado, cuando yo investigué la calidad del aire interior y cómo impacta la salud, puede estar comprometiendo la salud hasta el punto que cuando algo como el coronavirus aparece, son más susceptibles para enfermarse. Por ejemplo, uno de mis estudios, cuando me acerqué más a este tema, era investigar la calidad del aire interior en la nación de Navajo, específicamente como las emisiones causadas por quemando combustibles y cómo pueden causar daño en nuestras células.


Este daño puede ocurrir en muchos diferentes sistemas [dentro del cuerpo]. Parece que es mediado por un estado de inflamación que nos puede ser más susceptibles a cosas como el coronavirus. Cuando hice mi investigación con los Navajo, eso era lo que estaba buscando: ¿si hay algo que ya está pasando?

Cuando llegó el coronavirus, era obvio para mí que iban a tener muy malos resultados, basado en la ciencia que yo ya sabía.


La ciencia ya está allí, pero no está necesariamente usada para proteger a las personas más susceptibles. Estoy esperando que lo hagamos mejor en el futuro.


[Paloma:] Como una experta en el aire interior, ¿tienes unas recomendaciones además de la guía del CDC, hay otras formas para protegerse en la casa o en el trabajo?


[Dra. Montoya:] Sí. Aunque parece que esta pandemia no está en nuestras manos, hay bastante que podemos hacer. Podemos reducir nuestra exposición, si es en la casa o en el trabajo, prestando atención al aire que estamos respirando.


Esto es cuando trabajé por décadas, literalmente, estudiando el aire interior en los hogares y en el trabajo. Tú puedes tener cosas como renovar el aire, y lo puedes hacer mecánicamente; por ejemplo, si estás en un hogar con aire central, puedes utilizar eso, si es un aire acondicionado o el calentón. Move ese aire afuera y reemplazar con aire limpio utilizando el sistema mecánico. También lo puedes hacer con algo como un filtro portátil. Y hay formas para crear uno, pero definitivamente, puedes comprar alguno en el mercado.


Si no tienes acceso a eso, entonces puedes abrir ventanas y puertas para ventilación natural. El problema con el aire interior es si tienes todo cerrado, y estás produciendo el coronavirus, entonces esas concentraciones van a seguir incrementando. Para mí, el coronavirus es no más un otro contaminante que tengo que averiguar.


La exposición tiene dos variables principales: la concentración del contaminante — en este caso, el coronavirus — y el otro, el tiempo que tú estás allí. Entonces si entras a una tienda, ¡no te quedes allí! Haz tu negocio, agarra tus cosas y salte de allí.


[Paloma:] ¿Hay alguna idea equivocada sobre COVID que te gustaría aclarar?


[Dra. Montoya:]Una de las cosas que me preocupa es esta idea de que no tenemos ningún control. A veces, no tenemos en algunos lugares, pero hay cosas que podemos hacer. Unas de las cosas que tenemos que conocer, es cómo empoderar nuestra comunidad — especialmente los que están sufriendo lo peor — con conocimiento. Ayuda que ellos puedan sentir cómo ellos se pueden proteger a sí mismos.


COVID risk chart

Unas de estas cosas, come asistiendo a misa…: yo voy a Misa cada domingo, pero yo me quedo en mi carro. Mi iglesia movió la misa al estacionamiento durante el verano, y cuando regresaron adentro yo me quedé afuera.


Esto es tal vez es unas de las cosas más difíciles para comunidades como la de Latinos. Nosotros somos muy sociales y orientados a la familia, entonces es muy difícil para la gente que se detenga. Pero ya están mejorando. Porque a veces vamos estar bien si agarramos COVID — podremos ser saludable suficiente para recuperarnos bien — pero, es posible que seamos responsables por infectar a alguien más, que tal vez no sea suficientemente saludable para lidiar con eso y puede que no sobreviva.


Eso es algo en que tenemos que trabajar un poco mejor. Porque nosotros somos personas muy amorosas, y queremos nuestras familias y nuestros amigos, y tenemos que ir contra nuestros comportamientos normales queriendo estar con los que amamos — pero, ahora demostrando nuestro amor en una diferente forma.


[Paloma:] Hasta que podamos vacunar a todos, va ser un desafío para mantener distancia social. ¿Tienes algunas preocupaciones sobre las vacunas y sus distribuciones?


[Dra. Montoya:] Ay, dios mío. Ahora es todo otra bestia con las vacunas porque la distribución está enfrentada con todo tipo de inequidades. Para hablar sobre unas, al menos en el estado de Colorado, una de la prioridades es encargarse con las personas viviendo en grupos — lugares como prisiones y cárceles.


Tuvimos un incidente aquí donde había un escándalo con el público en en los periódicos: personas discutiendo que las personas de las prisiones no deberían ser vacunados antes de otras personas, ¿por qué protegerlos?


Siendo una Latina, sabiendo quién está en una prisión… Es otro sistema inicuo e injusto donde mucha de mi gente está atrapada. Muchos están allí porque las inequidades en el sistema criminal. Ahora están en un lugar donde están en gran peligro, gran riesgo de contraer COVID, porque las personas no los quieren vacunar — aunque están en unos de los lugares más riesgosos — no más porque están en una prisión.


Entonces yo revise esta cosa, y me dolió mi corazón que las personas no tienen compasión — y en este caso, ni es compasión; es sobre ciencia. El hecho de que nos desechemos con la ciencia cuando es conveniente porque nuestros prejuicios son más importantes que la ciencia — esto es donde estamos en este país. Eso es no más un solo ejemplo.


La otra cosa es que la logística de distribución de la vacuna es difícil. Nosotros no tenemos un buen sistema de salud pública. Hasta en mi ciudad, donde están trabajando mucho (nuestro gobierno local con las agencias de salud para vacunar a las personas), a veces es difícil contactar las comunidades más desaventajadas.


Hay algunas pláticas sobre, “¿Cómo podemos ayudar personas que, por ejemplos, no se pueden apuntar usando el internet?” Ahora, unos de los niños lo tienen porque se necesita para la escuela, pero unos ancianos no saben cómo utilizar las computadoras. No tienen una computadora. O si llaman, tal vez no hablan el lenguaje.


Yo he escuchado todo tipo de historias sobre miembros de una familia — más joven, generalmente — tratando de ayudar a un anciano en su familia a agarrar su vacuna. No es fácil. Mi propia madre en Los Angeles tenía que pasar por esto, y finalmente pudo agarrar su primera dosis. Y mi madre es bilingüe, no todos son bilingües. Se pone más difícil si no tienes esos recursos.


Y no más para mencionar unas de las discusiones que tengo con las personas aquí en Boulder — las personas quieren ir a agarrar vacunas, y ellos pueden ponerse en la lista, o si hay extras en una farmacia, pero, estas personas no tienen transportación o necesitan servicios de traducción.


Eso es de lo que estamos hablando ahora. ¿Podemos ayudar a estas personas en alguna forma? Necesitamos lidiar con esto. Si algunos tratamos de ayudar y hacer al menos un poquito, va ayudar, mientras el gobierno pone unas cosas en orden, porque nosotros no estamos bien preparados para lidiar con algo como esto. Y venimos de situaciones peores que esto. Al menos estamos teniendo respuestas más coordinadas. A mi me gusta pensar que eventualmente, nosotros vamos a tener cosas bajo control, pero definitivamente es una pesadilla logística.

[Paloma:] ¿Hay algo que te motive mientras estás trabajando en todas estas cosas?


[Dra. Montoya:] Sí. La verdad es que hay muchas buenas personas alrededor del país — muchos jóvenes y personas mayores como yo misma — tratando de hacer nuestra parte para avanzar positivamente, para que estemos mejor preparados en el futuro.


La cosa principal es que hemos visto el daño que nuestro país ha sufrido por no confiar en científicos, por no ser equitativos en la forma que distribuimos recursos, o en la forma que protegemos o no protegemos personas. Al final del día, lo que hemos visto es que todas estas cosas significan malas cosas para todos. Tengo esperanza en ese sentido — que todas las injusticias tienen que venir a la superficie para que nosotros podamos enfrentarlos, y declarar, “Esto no es lo que pensamos que tuvimos en este país. Ahora tenemos que trabajar para lo que sí queremos.”


Y ahora a suficientes personas haciendo eso, que finalmente podemos tener la América o los Estados Unidos en que soñamos, o que afirmamos que teníamos. Yo pienso que nuestra posibilidad es mejor ahora que cuando ignoramos todas estas cosas. Nosotros ya no lo podemos ignorar. Eso es una buena noticia. Nosotros no lo podemos ignorar, entonces tenemos que trabajar. Todos tenemos que hacer nuestra parte y luego podemos tener el país que queremos.


Tengo mucha esperanza sobre eso.

17 views0 comments

Recent Posts

See All